Seguinos

Glosario actualizado el

Historias: Linux

Tux: La mascota oficial de LinuxUn joven estudiante llamado Linus Torvalds inició un proyecto personal en 1991 que se convertiría en lo que hoy se conoce como Linux.
Este sistema operativo, que potenciaba el uso del código abierto, se situó desde sus comienzos como una de las pocas alternativas al predominio de Microsoft.
Su aplicación inicial, destinada a ámbitos académicos, se ampliaría para atraer a todo tipo de usuarios, desde los profesionales (donde «arrasa» el terreno de servidores de Internet) como en el de consumo.
En octubre de 1991, se anuncia la primera versión del núcleo de Linux. La primera versión del nuevo sistema operativo era prácticamente inútil, pero interesó a propios y extraños y se convirtió en la afición preferida de multitud de desarrolladores. Cada una de estas personas contribuyó con su granito de arena a hacer del sistema operativo una realidad palpable.

Ganando su lugar

En una época que ha estado marcada por la desmesurada importancia de las empresas, incluso en la vida social, surge un sistema operativo sin ánimo de lucro que pretende que cualquier persona pueda contar con una potente plataforma modificable de acuerdo a sus necesidades.
Hay que decir que GNU/Linux es el sistema operativo de libre distribución más conocido y a lo largo de los distintos años desde su salida han surgido muchas distribuciones distintas (Debian, Mandriva, Novell, Red Hat, Ubuntu…) con aplicaciones incorporadas al corazón del sistema. Desde 1991, Linux se ha ido haciendo un hueco en los ordenadores de todo el mundo.
El apoyo de IBM a esta plataforma también ha conseguido que se haya hecho un lugar en las empresas, que empiezan a instalar servidores bajo su gobierno para rebajar costes y esquivar problemas de seguridad. Linux es famoso por «reciclar» máquinas teóricamente desfasadas y convertirlas en fiables servidores de correo o noticias. Si las exigencias de estos servidores no son muy altas, Linux se caracteriza por realizar estas tareas a la perfección y con una estabilidad envidiable.

Entrelazando Linux y Windows

Aunque Linux naciese como una opción al monopolístico dominio del consorcio «Wintel», lo cierto es que en los comienzos de este sistema operativo se gestaron varios proyectos que buscaban un nexo de unión entre ambas plataformas. Éstos estaban encaminados a poder utilizar parte de las aplicaciones MS-DOS y Windows bajo Linux, de modo que los usuarios no tuviesen que recurrir al siempre engorroso reinicio continuo de la máquina. Así nació Dosemu (www.dosemu.org), un pequeño programa que permitía acceder a una consola virtualmente idéntica a la proporcionada por MS-DOS y bajo la cual los usuarios ejecutaban aplicaciones válidas para este sistema operativo. Con el tiempo el proyecto fue mejorando, y se fueron utilizando un gran número de aplicaciones e incluso algunos títulos lúdicos, disfrutando tanto de los gráficos como del sonido a una velocidad excelente. Este rendimiento es muy alto debido a los pocos requerimientos de las diferentes versiones MS-DOS, que en máquinas actuales y aun tratándose de un emulador ejecuta aplicaciones de este tipo a gran velocidad. Pero el avance imparable de Windows 3.1 y del posterior 95 hicieron surgir desarrollos mucho más ambiciosos. Entre ellos se encontraba el ahora abandonado Wabi, un emulador de Sun que permitía en sus últimas versiones correr una buena cantidad de aplicaciones Windows bajo el sistema operativo de Sun, antes conocido como Sun OS y posteriormente como Solaris.

Apoyo de empresas

La compañía IBM fue la primera en sacar una versión de su producto para Linux, en este caso dedicada a motores de bases de datos. La misma correspondía a DB2, pero no sería la única. Luego, grandes empresas la siguieron, Sybase, Oracle e Informix. Oracle había lanzado una versión beta de evaluación que llegó a las 50.000 descargas, e Informix dio un paso más allá de sus competidores sacando un desarrollo gratuito de su base de datos Informix SE, orientada a bases de datos pequeñas y medianas.
De todas formas, lo más espectacular había sido el anuncio de la versión Open Source de la InterBase 6. Informix ya anduvo durante un tiempo indagando acerca del impacto que tendría en el mercado un hecho similar para su base de datos, pero Borland resultaba ser el primero en hacerlo realidad.

Incentivando a la comunidad

Un asunto que había dado que hablar en las salidas a bolsa de empresas de Linux, fue el ofrecimiento a miembros de la comunidad Linux de acciones en reconocimiento a su esfuerzo. Red Hat en su día tuvo el detalle de ofrecer al precio de salida, un pequeño paquete de acciones a un número considerable de programadores de Estados Unidos. VA Linux, por su parte, llegó a premiar a Eric Raymond con 150.000 acciones de su empresa y un puesto en el consejo de administración.
Alguien que nunca ha aceptado ofrecimiento de acciones ha sido Richard Matthew Stallman (RMS), posiblemente la persona a quien más debemos todos que hoy exista un sistema operativo basado en software libre. Este gesto de independencia y desprendimiento es propio de este genial programador e ideólogo del software libre. Stallman renunció a su prometedora carrera en el MIT para dedicarse al desarrollo del sistema GNU, la base de lo que con cierta impropiedad hoy se conoce como Linux.

Entornos de esritorio

Los entornos de escritorio han supuesto una revolución en el modo de trabajar con Linux. Los sistemas Unix tenían en sus orígenes un complejo shell desde el cual se iban introduciendo comandos y ejecutando programas.
La llegada de los sistemas de ventanas que permitían comunicarse con el ordenador de una manera más sencilla tuvo una gran importancia, y Linux tomó lo mejor de estos sistemas, que dieron como resultado la aparición de las Xfree, el sistema de ventanas con licencia GNU llegando a ser el estándar en estas distribuciones.
Este sistema se vio más tarde mejorado con la aparición de los llamados gestores de ventanas como AfterStep, WindowMaker o fvwm.

Pero la verdadera revolución ha llegado de la mano de dos exponentes principales, KDE y GNOME, los entornos de escritorio que ponen al alcance del usuario todas las posibilidades que ofrece Linux de una forma clara, sencilla y organizada.
La elección de uno u otro entorno es cuestión de gustos. Sin duda KDE les resultará más «familiar» a los usuarios habituales de los S.O. de Microsoft, mientras que GNOME representa un cambio completo en el aspecto visual. Ambos entornos constituyen la forma perfecta de trabajar con Linux, ya que desde ellos se puede realizar virtualmente cualquier tarea. Bien es cierto que los puristas de este S.O. siempre echarán mano de un buen shell para muchas tareas, pero a los usuarios inexpertos la facilidad y claridad con que se puede configurar cualquier aspecto les vendrá de perlas.

Sobre particiones y unidades

Las particiones bajo este sistema operativo es esencialmente distinta a la de los sistemas Windows. Cada una de las particiones disponibles en nuestro disco duro (ya sean de Windows, GNU/Linux o cualquier otro sistema) se corresponden con lo que se denomina dispositivo, una forma especial que este sistema operativo tiene de tratar los componentes hardware.
La gestión de estos dispositivos se basa en el directorio /dev, en el que se encuentran todos los archivos ligados a distintos tipos de periféricos. Los discos duros y unidades de almacenamiento óptico, corresponden a los dispositivos /dev/hda, /dev/hdb y similares.
La primera letra de la cadena de estos dispositivos denota si se trata de una unidad IDE (comenzarán con una h) o SCSI (en cuyo caso empezarán con una s). La segunda es fija (h), y a continuación viene otra letra que indica el orden de detección. Para discos IDE, el maestro de la primera faja es la a, el esclavo la b, el maestro de la segunda faja la c y el esclavo la d.
Por último, nos encontramos con un número que indica la partición dentro del disco duro, empezando a contar desde uno. Con unidades SCSI, el orden de la tercera letra se corresponde con el propio orden de la cadena SCSI, mientras que el número final sigue el mismo patrón que con discos IDE.

1999, año de cambios en Linux

Con la versión del kernel de Linux 2.2.0, allá por 1999, el núcleo de Linux se hizo más «amigo» del usuario. Empezaba a integrar cosas como automontado de unidades, framebuffer, video for Linux, dispositivos de infrarrojos o Plug and Play, todo ello sin dejar de lado el avance de sus mejores cualidades: su funcionamiento en red, con un remozado código de enrutado y filtrado de paquetes (que por cierto volvería a cambiar y mejorar para la versión 2.4). También se habían mejorado los sistemas de ficheros en red como el NFS, SMBFS o CODA, y se añadía uno nuevo, el NTFS.
En 1999, se había avanzado espectacularmente en el campo de las interfaces gráficas de usuario (GUI), principalmente con la salida de Gnome 1.0, la mejora de KDE y la facilidad de instalación con la que asombraba Red Hat 6.1 y Corel Linux. Esta facilidad de instalación seguirá ampliándose a todas las demás distribuciones, como demostraba Mandrake 7.0. Corel, incluso iba más lejos al crear un sistema con el que se podía ejecutar aplicaciones de Windows, desde el escritorio de su distribución mediante un sistema similar a VNC o LapLink.
El equipo de GNOME había conseguido un entorno gráfico de usuario como no se había visto antes ninguno, implementando hábilmente todas las últimas tecnologías como CORBA y XML, y escribiendo extensos manuales de uso y programación. Todo ello le valió el primer premio a Miguel de Icaza, coordinador del proyecto, que otorga anualmente la FSF.

También en 1999, nacía oficialmente el proyecto Trillan, cuyo objetivo era portar el kernel de Linux y sus aplicaciones a la arquitectura de 64 bits de Intel. Comenzaban a trabajar en ella VA Linux Systems (VA Software) y Intel, pero rápidamente se sumarían HP, SGI, Cygnus, IBM y el Cern, para más tarde acabar uniéndose los mayores distribuidores de sistemas operativos Linux de ese momento: Caldera, Red Hat, SuSE y TurboLinux.
Muchas manos para hacer que Linux sea la primera plataforma con soporte completo para este procesador.

Algunas curiosidades y sucesos de Linux

El primer PC de Linus Torvalds fue un Sinclair QL.

Para empezar con el desarrollo de Linux, Linus Torvalds modificó Minix, un sistema operativo abierto que era utilizado en algunas universidades para enseñar el funcionamiento de los SO.

El nombre de Linux no fue acuñado por su creado, sino por Ari Lemmke, el administrador del FTP que le hizo público por primera vez el 5 de octubre de 1991.

Existen diferentes leyendas sobre el origen de Tux, el pingüino de Linux.

Uno de los primeros clientes IRC que aparecieron para Linux era el IrcII. Permitía ejecutar todas las operaciones de control sobre el servidor, pero su utilización resultaba ser poco intuitiva y dificultosa. Aun así, era rápido y flexible.

El último carácter que presenta el prompt de los sistemas Linux es más especial de lo que podría pensarse. Si es un símbolo > o $, quiere decir que el usuario que está en ese momento manejando la consola es un usuario normal, mientras que si el símbolo es #, se nos indica que estamos ejecutando comandos con privilegios de superusuario. Para entrar a este último modo sólo hay que escribir su y pulsar la tecla Intro (Enter).

En 2003, comienza la extensión de GNU/Linux.

Linux

Más contenido

Apartados: ¿Cómo surge una idea?¿Existe la seguridad absoluta?Entrevista laboral: cualquier cosa te llamamosPython, el lenguaje a aprenderUna cursada diferente

Virus/gusanos: CIHHappy99ILoveYouLife StagesMelissaTimofónicaZippedFilesInfecciones vía correo electrónicoDistintas vías de infección

Historias: El MP3Evolución de la informáticaAppleGoogleMicrosoftSurgimiento de la criptografía